Se realizó encuentro de “Artesanos del Humedal” en Punucapa

DSC_0373

23 artesanos y artesanas se dieron cita en Punucapa para desarrollar el tercer encuentro de la organización “Artesanos del Humedal”

El sábado 4 de agosto en la localidad de Punucapa, se reunieron artesanos y artesanas de distintas localidades, todos unidos por el uso creativo de elementos naturales, como es la madera, la nocha, coirón y chupón, productos animales como la lana y, también, el trabajo con cerámica y conchas.

El encuentro se realizó en la sede la de Junta de Vecinos de Punucapa. La actividad comenzó con la presentación de dos o más artesanías creadas por los asistentes, de localidades tan diversas como son Paillaco, Pelchuquín, Cayumapu, San José de La Mariquina, Camino Real, Tralcao, Pilolcura, Sector La Punta, Iñipulli, Cuyán y Valdivia.

El grupo de “Artesanos del Humedal” está conformado por 35 artesanos de las cercanías del Santuario de la naturaleza Carlos Anwandter, que además son parte de la Asociación Comunidad Humedal, que reúne a organizaciones sociales para la conservación socioambiental del Humedal del Río Cruces.

Al encuentro de artesanos fueron invitados dos reconocidos artesanos a nivel nacional, se trata de Ángela Riquelme, quien ganó en 2011 el Sello de Excelencia, con el “Árbol de la Vida” y quien lleva casi 50 años como artesana rescatando toda la artesanía mapuche, principalmente tejidos con Boqui pil pil; y otro invitado fue Carlos Reyes, también artesano, especializado en el trabajo en maderas. Él es el 5to artesano regional que también cuenta con el Sello de Excelencia, distinción recibida por su fuente “Nido”, entregada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y el Programa de Artesanía de la PUC.

“La técnica para mí fue algo fácil” comentó Ángela Riquelme, ya que comenzó a vivir en las cercanías del bosque nativo donde ella obtiene el Boqui pil pil. En su presentación y usando fotografías, detalló los pasos que hay detrás de un trabajo, como por ejemplo “El Árbol de La Vida”. Estos son, recolectar el Boqui pil pil, hervirlo durante tres a cuatro horas, luego remojarlo tres semanas en agua de corriente; después de ese tiempo se refriega con bostas de goma en el mismo estero; y se procese pelar hebra por hebra, se deja secar y se va labrando, se saca todo lo disparejo. Finalmente se comienza a confeccionar las piezas”. La primera artesanía de Ángela Riquelme fue un porta café y su primera manta que hizo se fue a Paris. El porta café lo hizo hace casi 50 años.

El consejo que la destacada artesana les hizo a los artesanos y artesanas del humedal es que traten de perfeccionarse bien en sus respectivos trabajos, “cada artesano tiene un don que Dios les ha dado y también los materiales”, dijo. Riquelme y son ellos los que hay que aprovechar al máximo. El mismo consejo les dio Carlos Reyes.

Reyes, por su parte, dio a conocer que la mayor necesidad para los artesanos es intentar llegar a una obra lo más perfecta posible. Él es un apasionado por las maderas y el bosque nativo, “yo respeto a la madera con grietas, vetas y nudos”. Actualmente se encuentra utilizando maderas que no sean nativas, a modo de proteger los ejemplares del bosque nativo de Chile.

Sobre el taller comentó que “me parece que todas las agrupaciones de artesanos contribuyen a que nosotros intercambiemos nuestra sabiduría. Donde voy siempre aprendo algo nuevo. También a mí me gusta entregar lo que sé” y lo demostró en el taller, ya que comentó detalles de cómo hacer sus artesanías y respondió a las consultas de los artesanos y artesanas presentes que trabajan con este elemento, desde como prensar las maderas y los tratamientos con tipos de barnices.

Jonathan Nauto, integrante de comunidad humedal y artesano, dijo que la idea de “Los Artesanos del Humedal” es seguir realizando encuentros donde se intercambien experiencias.

La actividad concluyó con el trabajo de los Artesanos del Humedal, para coordinarse y pensar en las exposiciones y ventas en las distintas ferias de verano de la temporada 2018-2019. También montaron una mesa de exposición en el “Museo del a Sidra”, de Punucapa, donde conversaron y vieron en detalle cada uno de los trabajos de los participantes.

0

Deja una respuesta

requerido*