Ferias costumbristas de la zona humedal reportaron alzas en sus ventas

IMG-2635

Pese a que la Cámara de Turismo de Valdivia habló de cifras negativas en ocupación hotelera, la mayoría de las muestras costumbristas respaldadas por Comunidad Humedal tuvieron buenos resultados.

IMG-2665Las Ferias Costumbristas, con su amplia oferta gastronómica, acompañado de un ambiente campestre, con la tranquilidad que solamente puede ofrecer el campo, se han convertido en una tradición de cada temporada veraniega en la Región de Los Ríos. Por eso estos eventos son un atractivo más dentro de la oferta turística de la región, junto con ser un importante incentivo económico para muchas familias.

La Asociación Comunidad Humedal apoyó la organización y difusión de 11 ferias y muestras este verano, en su área de acción, centrada en el río Cruces y otros humedales de la Provincia de Valdivia y sus localidades. “Más allá del aspecto netamente económico las ferias son un lugar de encuentro entre la comunidad y las propias familias, lo que se vincula mucho con lo que queremos fomentar desde nuestra organización”, comentó José Araya, director ejecutivo del organismo. El directivo asegura que se ha podido dar mayor visibilidad a las ferias de lugares más aislados, que son menos conocidas en la capital regional, además de mantener el apoyo en unas muestras que ya tienen una dinámica económica consolidada, como ferias tan conocidas como la de Punucapa y Tralcao.

En total fueron once ferias las que se apoyaron, aparte de otras actividades como la Fiesta de la Virgen de la Candelaría en Punucapa y el Día de los Humedales.

Entre las comunidades, mayoritariamente, el balance es favorable. “La gente nos acompañó hasta el último día; de hecho, para el cierre tuvimos 4 mil personas. Tuvimos mejores ventas que el año pasado. Para mí esto se debe que se valora el ambiente familiar y nuestras comidas que económicas, pero de calidad. Por eso, todos los locatarios quedaron satisfechos”, comentó Ximena Alegría, presidenta de la Agrupación Turística Cultural de Tralcao, que celebró su décima primera Muestra de la Cultura y la Cereza.

Algo similar aconteció en Pufudí, donde tuvieron más público que en la última versión. “El 2018 hubo fines de semana buenos y malos, pero este año solamente tuvimos buenos resultados; incluso a veces nos faltaron mesas”, comentó Sandra Muñoz, presidenta de la Junta de Vecinos de la localidad de la comuna de San José de Mariquina.

Distinto fue el caso de la Muestra Costumbrista de Punucapa, otra de las ferias más tradicionales de la región, que en esta ocasión experimentó una leve baja en las ventas, con respecto al año pasado, lo que atribuye a la baja en los visitantes a la región. “Pero, en ningún caso, esto nos afectará mucho, por lo que el próximo año seguiremos adelante”, señaló Jose Martínez, presidente de la Agrupación de Artesanos y Gastronómicos de Punucapa, que organizó la muestra costumbrista.

Ferias Emergentes

En las ferias con menor trayectoria también se observaron resultados positivos, este fue el caso de la Feria de Cabo Blanco, localidad aledaña al sector de Las Ánimas, que por segundo año celebró su Muestra Costumbrista. “Ampliamos nuestra feria, abriéndola por más tiempo, por lo que nos fue mejor y llegó más gente, porque este año tuvimos mucho más publicidad y difusión en distintos medios de comunicación. Por eso, todos los locatarios quedaron conformes,” aseguró Johana Salinas, presidenta de la Agrupación de Mujeres Feria Costumbrista de Cabo Blanco.

La misma tónica se repitió en la Muestra Costumbrista de Quitaqui, localidad ubicada a 25 km. de Valdivia, que tiene un acceso más complicado. “La actividad resulto bien. Muchos visitantes del Parque Oncol pasaron por nuestra feria, igual algunos que llegaron en sus lanchas. Aunque hubo menos personas que el año pasado, económicamente nos fue mejor, porque se vendió todo lo que teníamos”, comentó Mercedes Ancamil, presidenta de la Feria Costumbrista.

Nuevos desafíos

Comunidad Humedal ha elaborado un plan de turismo, que ya se está desarrollando, que permitirá inyectar recursos y hacer una serie de capacitaciones para mejorar algunos aspectos, como la gastronomía y la instalación de señaléticas, con miras a un turismo de intereses especiales, centrado en el avistamiento de aves. “Para esto también necesitamos tener más gente que maneje idiomas y tenga experiencia en el tema fluvial, por ejemplo, patrones de lancha y personas que hagan kayakismo. Todo pensado en generar un nuevo polo de desarrollo turístico para la Región de Los Ríos”, finalizó José Araya.

 

0

Deja una respuesta

requerido*